viernes, 5 de noviembre de 2010

Forgotten Doll

Hace muchos años, un niño aventó una de mis muñecas hacia el tejado y nunca lo pude recuperar. Pasaron los años, y un día vi por la ventana mi muñeca. Cambio mucho, hasta me da miedo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada